Buscar temas

Las precauciones mínimas al desvincular a un colaborador

Desvincular a un colaborador no es tarea fácil para ningún jefe.

Dejar sin trabajo a una persona con la que mantienes un vínculo profesional, y muchas veces personal, es calificado por muchos como una de las peores funciones en un cargo de liderazgo.

Por otro lado, es una tarea a la vez ingrata, ya que si se hace de manera correcta no hay un reconocimiento por ello, pero si se hace de manera errónea, puede dañar a la persona que está siendo despedida, la reputación de la compañía e llegar incluso a demandas legales.

Por esta razón, los expertos aseguran que la forma de despedir a un colaborador no solo es difícil sino que crucial para la imagen interna y externa del líder y de la empresa.

Precauciones mínimas al desvincular a un trabajador

Isabel Carrasco, directora de DNA Outplacement, asegura que el despido de un trabajador lo afectará a él y a todo el equipo que se queda en la compañía. Por ello, se debe considerar no solo a la persona despedida sino que a los que se quedan y a las posibles nuevas contrataciones.

La ejecutiva entrega algunas claves para transformar este evento traumático para muchos en un proceso saludable para la empresa y para el trabajador:

  1. Evita que sea una sorpresa: la desvinculación de un colaborador no es una acción puntual, sino que debe ser parte de un proceso que culmine con el despido. Para evitar que sea una sorpresa para el ejecutivo, la empresa debe informar anticipadamente la preocupación por su rendimiento y entregarle plazos de mejora.
  2. Invierte en un proceso estandarizado: las empresas debiesen crear un proceso transparente y estandarizado de desvinculaciones y así poder entrenar a las personas responsables de ello de manera adecuada para afrontar una instancia como esta.
  3. Explica claramente el motivo de la salida: este es uno de los errores que más se cometen en el proceso de desvinculación. Con empatía y asertividad es necesario explicarle al ejecutivo por qué está siendo despedido de la empresa. De esta forma, la persona puede trabajar sobre sus falencias en los próximos procesos de selección a los que se enfrente.
  4. Preocúpate de a dónde se va y con qué imagen se queda: Carrasco asegura que alrededor del 78% de las empresas que ha contratado programas de transición en Chile lo hizo por primera vez. Esto se explica ya que el rol que cumplen las empresas en la reubicación de los ejecutivos va en alza en el país, debido a que permite lograr un despido justo, donde tanto la empresa como el ejecutivo quedan conformes.
 No hay comentarios


Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio