Buscar temas

Brecha de género: El “empujoncito” que las mujeres necesitan para llegar a la igualdad (y no demorar 217 años en hacerlo)

“Existe un consenso político, académico y ético compartido sobre la importancia de la igualdad de género”.

Así parte la columna que, hace unos días escribió para The World Economic Forum el superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Eric parrado. En ella, el funcionario explica que mientras en Chile la brecha de género en el logro educativo casi ha sido eliminada, según el Global Gender Gap Report.

Sin embargo, explica Parrado, “la brecha económica de género en realidad empeoró en 2016, reveló el mismo informe. Tardará 217 años en cerrarse, al ritmo actual. Esto se debe a la lentitud en el progreso de la participación en la fuerza de trabajo y la equidad salarial, y la ausencia de mujeres en posiciones de liderazgo y en Juntas de empresas que cotizan en bolsa”.

¿Cómo hacerlo? Con un empujoncito, dice parrado, quien apuesta a que esto funcionará, aunque hoy no se sabe a ciencia cierta.

Pero ¿en qué consiste este “empujoncito”? Según explica Parrado, esta es una fórmula propuesta por el reciente ganador del Premio Nobel de Economía, Richard Thaler, quien propone “pequeños cambios de diseño que pueden afectar marcadamente el comportamiento individual”.

“Thaler indica que los empujones deben diseñarse con tres principios en mente. En primer lugar, transparencia; en segundo lugar, deberían ser fáciles de rechazar; y en tercer lugar, deberían mejorar el bienestar de una persona. Para abordar la actual brecha económica de género en Chile, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Foro Económico Mundial están empleando un ‘empujón’ conocido como la Fuerza de Tarea de Igualdad de Género (GPTF)”.

El GPTF es una asociación público-privada que ha establecido 10 objetivos para abordar la brecha económica de género en Chile. Los objetivos están dirigidos específicamente a aumentar la participación laboral de las mujeres, destacando y reduciendo las brechas de ingresos, aumentando la participación de las mujeres en la gestión y las posiciones a nivel de junta y aumentando las oportunidades económicas para las mujeres.

El reconocimiento público de las empresas que priorizan la equidad de género en su fuerza laboral es uno de los objetivos. Otro es el compromiso de reclutar y contratar a más mujeres en puestos de alto nivel y en juntas directivas.

¿Funcionará? Parrado cree que sí, aunque aún no sabemos cuáles han sido los resultados de esta iniciativa, ya que las medidas no se han implementado por completo.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio