Buscar temas

ūüĎ©ūüí™ Mujeres que rompen paradigmas: La historia de Blanca, Emilia y Paola

El mercado laboral chileno ha¬†transitando por cambios significativos en los √ļltimos 20¬†a√Īos a medida que han ido avanzando las pol√≠ticas de¬†inserci√≥n e igualdad de oportunidades, sobre todo en el caso de las mujeres.

El Observatorio de Igualdad de G√©nero de la CEPAL asegura que,¬†en 2015, en Chile¬†hab√≠a¬†cerca de¬†9 millones de mujeres y 79,5% de ellas¬†eran¬†consideradas econ√≥micamente activas. No obstante, siguen enfrent√°ndose, a√ļn hoy en pleno siglo XXI, con dificultades en relaci√≥n a la igualdad con¬†sus pares varones y muchas de ellas viven en pobreza.

Seg√ļn CASEN 2015, el 12,1% de las mujeres en Chile vive en pobreza por ingresos, mientras que 20,4% se encuentra en situaci√≥n de pobreza multidimensional. Se trata de poco m√°s de la quinta¬†parte de todas las mujeres del pa√≠s.

Lo anterior se debe, entre otras cosas, a que a¬†trav√©s del tiempo la mantenci√≥n de roles tradicionales de g√©nero en el mundo laboral los ha¬†colocado a ellos como sostenedores econ√≥micos de las familias y a ellas como cuidadoras, limitando la participaci√≥n econ√≥mica de las √ļltimas o reduci√©ndolas a ciertos tipos de trabajos.

Lo positivo es que¬†cada vez son m√°s las mujeres insertas en puestos que, en el pasado, eran vistos como trabajo para varones. Es el caso de Paola, Emilia y Blanca, 3¬†chicas que se desempe√Īan en profesiones hasta ahora dominadas por el sexo masculino.

Mujeres en un mundo de hombres

paola_viveargomedo1

La construcci√≥n es probablemente uno de las industrias m√°s marcadas por la presencia de hombres. A√ļn as√≠, las mujeres no se han quedado fuera y demuestran, d√≠a tras d√≠a, que son tan capaces como sus compa√Īeros.

Paola Lazo es chilena. Nació en La Bandera, cerca del paradero 27. Cuenta que cuando estaba más joven estudiaba química, pero quedó embarazada, se casó, y el cuidado de la familia la hizo abandonar sus estudios. Tiempo después se separó y fue a buscar trabajo nada más y nada menos que en construcción.

‚ÄúEmpec√© en el aseo, pero tuve curiosidad y me quise superar. Mis propios compa√Īeros y mis jefes me iban ense√Īando tareas relacionadas a la obra y luego tom√© algunos cursos que imparte la compa√Ī√≠a‚ÄĚ, recuerda.

Paola dice que, al incorporarse de lleno a las labores de la obra, empezó a darse cuenta de que hay gente que piensa que la construcción es un trabajo muy pesado para mujeres, cuando eso no es verdad.

‚ÄúMe pasaba que, cuando algunos compa√Īeros me ve√≠an llevando una carretilla, me ofrec√≠an ayuda porque cre√≠an que era mucho para m√≠. Me preguntaban por qu√© estaba haciendo eso si yo era mujer, pero yo les dec√≠a que no hab√≠a nada de malo‚ÄĚ, a√Īade Paola.

Si hay algo que Paola tiene claro es que el hecho de ser mujer no la limita en ning√ļn aspecto su trabajo. Ella, que hoy construye junto a otros compa√Īeros el proyecto inmobiliario VIVE Argomedo, es capaz de realizar labores de impermeabilizaci√≥n, remate, sacar cer√°mica, sellar, hacer parches de yeso, enchapes y hasta de pintura.

‚ÄúSi alguien se quiere superar no importa si es hombre o mujer. No hay porque quedarse estancado. La mujer que tiene ganas de trabajar puede hacer cualquier trabajo‚ÄĚ, puntualiza Paola.

√Ālvaro Gonz√°lez, subgerente de gesti√≥n y desarrollo de Brotec-Icafal, asegura que las mujeres son mucho m√°s motivadas que los hombres al aprender cosas nuevas; adem√°s, est√° convencido de que las mujeres en la construcci√≥n son un aporte, tanto por sus capacidades profesionales como por sus habilidades blandas.

‚ÄúLas mujeres otorgan calidez, familiaridad y armon√≠a a un ambiente m√°s bien fr√≠o como es la construcci√≥n. Adem√°s, es como si llevaran en la sangre lo detallistas y met√≥dicas. Ellas han sabido posicionarse en su trabajo en construcci√≥n y los hombres han sabido aceptar‚ÄĚ, comenta.

La ironía de la programación

blanca_laboratoria

Blanca Pérez creció en Valera, Venezuela, junto a su madre, su padrastro y sus dos hermanos menores. Cuando llegó el momento de decidir lo que quería estudiar eligió computación.

‚ÄúCuando dije que estudiar√≠a computaci√≥n todos me dijeron que mejor estudiara otra cosa, porque computaci√≥n era muy dif√≠cil‚ÄĚ, comenta.

Blanca se mud√≥ a Caracas y empez√≥ su carrera, donde contaba, en su mayor√≠a, con compa√Īeros varones. Cuenta que de su grupo de 10 amigos que ten√≠a en la universidad, solo 2 mujeres se graduaron: Ella y una chica m√°s.

‚ÄúTomaba materias que eran muy dif√≠ciles y los profesores quedaban impresionados de que hubiera mujeres en esos cursos. Una vez un profesor me dijo que en 4 a√Īos que llevaba dando una materia, era la primera vez que ten√≠a una estudiante mujer‚ÄĚ, recuerda Blanca.

Lo irónico es que si bien la programación es una carrera donde todavía se matriculan más hombres que mujeres, en realidad sus inicios se atribuyen a una chica llamada Ada Lovelace.

Lovelace fue una matem√°tica y escritora brit√°nica conocida principalmente por su trabajo sobre la m√°quina calculadora mec√°nica de uso general de Charles Babbage. Entre sus notas se encuentra lo que se reconoce hoy como el primer algoritmo destinado a ser procesado por una m√°quina.

¬ŅC√≥mo es que una profesi√≥n que naci√≥ a partir del trabajo de una mujer fue masculinizada con el paso del tiempo? Seg√ļn Amparo Carmona, socia fundadora de la consultora BC&B, esto sucede porque, err√≥neamente, se han atribuido a los varones caracter√≠sticas anal√≠ticas, mientras que a las mujeres se les ha perfilado para puestos m√°s relacionados con habilidades blandas.

‚ÄúLas mujeres han demostrado que pueden participar con √©xito en muchas tareas antes pensadas solo para hombres.¬†En t√©rminos de capacidades, no tenemos ninguna limitaci√≥n‚ÄĚ, se√Īala Carmona.

Hoy Blanca trabaja como profesora líder en Laboratoria Chile, una empresa social de tecnología que empodera a jóvenes mujeres que no han tenido acceso a educación superior de calidad, dándoles la oportunidad de formarse y comenzar una carrera en el sector digital.

Marisol Alarc√≥n, fundadora¬†de Laboratoria Chile, dice que en el caso de la tecnolog√≠a las mujeres cuentan con habilidades s√ļper importantes para alguien que hace c√≥digo y que la inclusi√≥n de sus ideas puede ayudar a que las empresas cuenten con productos m√°s creativos.

‚ÄúEstamos en una √©poca donde se ha demostrado que mujeres y hombres son igual de capaces para desempe√Īarse en los roles que elijan‚ÄĚ, se√Īala Alarc√≥n.

Mujer al volante, calidad constante

emilia_cabify

Emilia Feli√ļ naci√≥ y estudi√≥ en Santiago y, luego de vivir un tiempo en Madrid, regres√≥ a Chile. En el a√Īo 1994 qued√≥ embarazada de su primer y √ļnico hijo; eso la llev√≥ a desempe√Īarse como corredora de propiedades pues, como no contaba con el apoyo del padre de su beb√©, necesitaba una entrada de dinero para sostener a su familia.

‚ÄúHa sido dif√≠cil. En el √ļltimo tiempo pas√© una mala racha con el tema de las propiedades y estuve a punto de vender mi veh√≠culo, pero mi hijo me hizo pensarlo dos veces. Me ayud√≥ a inscribirme en Cabify y as√≠ termin√© siendo conductora de transporte de pasajeros‚ÄĚ, cuenta Emilia.

Seg√ļn Emilia, en un principio tuvo miedo porque era un rubro en el que no suele haber mujeres, pero luego super√≥ ese miedo .

‚ÄúA la gente le llama la atenci√≥n cuando me ve llegar. Me dicen ¬īuy, es la primera vez que me toca una mujer¬ī, y les parece muy agradable. Encuentran que las mujeres somos m√°s precavidas y cuidadosas‚ÄĚ, indica.

Agust√≠n Guilisasti, gerente general Cabify Chile, dice¬†que en la empresa¬†hay una participaci√≥n importante de mujeres conductoras y que esperan que, a futuro, el n√ļmero de conductoras aumente porque conf√≠an en su capacidad y en la calidad de servicio que entregan diariamente a los usuarios.

Por su parte, Emilia dice que hay algo que siempre le dice a las mujeres que conoce: ‚ÄúEl miedo te detiene, no te permite avanzar‚ÄĚ. Seg√ļn ella, la idea de que las mujeres son¬†el sexo d√©bil solo es un temor infundado que no es verdad y que, si superan¬†ese miedo, las mujeres pueden¬†lograr lo que quieran.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio